DingDong Valencia

DingDong Places Valencia está formado por 3 hostales situados en edificios del siglo XIX rehabilitados, que conservan parte de su historia. Son hostales con encanto que ofrecen habitaciones singulares, tanto en tamaño como en forma y decoración, lo que hace que cada habitación sea única.

Todos los hostales disponen de habitaciones equipadas con WIFI gratis, calefacción, aire acondicionado, espejo, toallas de baño y ducha efecto lluvia. La recepción se encuentra centralizada en DingDong Telas, por lo que se recomienda contactar con el hostal antes del día de llegada.

Los tres hostales se encuentran en pleno centro histórico de Valencia, a pocos minutos a pie de los puntos de interés turístico más importantes. Su buena comunicación con los principales medios de transporte, te permitirán llegar fácilmente a cualquier punto de la ciudad.

DingDong Telas DingDong Telas

La planta baja del edificio donde se encuentra DingDong Telas albergaba un comercio de telas, de ahí que durante la rehabilitación del edificio se haya conservado la estructura original: grandes ventanales de cristal que correspondían al escaparate y el rótulo del comercio, “El Rey de las Telas”.

El Hostal DingDong Telas ofrece 18 habitaciones de diseño moderno y funcional. La mayoría de ellas son exteriores con luz natural. La singularidad del edificio, hace que cada habitación sea diferente.

El edificio que ocupa DingDong Palacete data del siglo XIX y se levantó sobre los cimientos de un antiguo palacio renacentista. El edificio ha sido rehabilitado en el año 2012 y ha pasado a ser un hostal con 21 habitaciones. En su interior se combina de forma elegante el encanto del pasado con un diseño sencillo y urbano. El resultado es una atmósfera agradable en la que tendrás justo lo que necesitas para disfrutar de tu estancia en Valencia.

DingDong Palacete DingDong Palacete
DingDong Nuns DingDong Nuns

El Hostal DingDong Nuns dispone de 25 modernas habitaciones de diseño funcional. Ocupa uno de los edificios que se construyeron en el solar que quedó tras el derrumbamiento del antiguo convento de monjas de la puridad. Se trata de un edificio cargado de una historia que da pie a su nombre “Nuns”, que significa monjas en inglés.

Debido a la singularidad del edificio histórico restaurado en el que se encuentra, cada una de las habitaciones es diferente y algunas de ellas conservan los techos de madera originales que contrastan con los suelos de parquet o cementado.